Un cuento de idiotas utiles en Ramallah

Todo hacia pensar que no, pero finalmente si, estamos ante una de las situaciones más caoticas de todos los tiempos pero claro, no todo el mundo puede decir lo mismo y es por ello que nosotros tenemos otra opinión muy distinta de la actual situación.

Sabemos que esto puede acarrear distintos debates sobre quien tiene o no razón, pero cada cual puede pensar como quiera y pensar en su propia verdad, todo esto es un movimiento muy directo hacia el destino de pocas personas que no hacen otra cosa que intentar vivir como mejor pueden.

Claro que no todo el mundo puede disponer de las mismas opciones pero no sabemos lo que puede tardar este sistema en equiparar a todas las personas por igual, siempre que se cumplan los requisitos legales para que disfrutemos perfectamente de la vida.

Finalmente, estamos ante una situación delicada pero a la par fácil de solucionar y que esperamos que así sea, mientras tanto sólo queda disfrutar de esta vida tan personal que nos han dado y andar nuestro camino en solitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *